top of page

¿Qué Se Encierra En Su Nombre?


Un nombre es una palabra que constituye la designación distintiva de una persona; y la respuesta a la pregunta "¿Qué hay en un nombre? “Depende de quién eres, la familia a la que perteneces y qué tan notable es el nombre dentro de la familia.” Si el recién nacido es un niño, a menudo obtiene el identificador del padre seguido de la designación conocida de la persona memorable; reglas similares se aplican a los nombres de las niñas.


Las familias reales de todo el mundo tienen sus propias costumbres y reglas para nombrar a sus miembros, pero tienden a confiar en una lista corta para garantizar la continuidad y fortalecer la historia familiar. Tomemos, por ejemplo, la Casa Real Danesa de Oldenburg, Christian y Frederick son nombres de niños que han reaparecido varios cientos de veces desde la década de 1440; Según la costumbre real danesa, las mujeres solo pueden ser la consorte de un rey y no se dirige mucha atención a sus nombres.


La Casa Británica de Windsor surgió en 1917, cuando el nombre fue adoptado como el nombre oficial de la Familia Real Británica por una proclamación del Rey Jorge V, reemplazando el nombre histórico de Sajonia-Coburgo-Gotha. Sigue siendo el apellido de la actual familia real. La Casa de Windsor tiene una larga lista reciclada de nombres sobre una historia combinada de familias reales germano-británicas. El Príncipe Harry, el real más reconocible del mundo fue bautizado después del nacimiento con el nombre de Henry Charles Albert David, a menudo se lo conoce en su formato más simple, el Príncipe Harry. Los Reales no usan un apellido como plebeyos, simplemente llaman por su nombre y título.

Un nombre también puede inferir autoridad en función de la reputación, el poder de una persona, monarca o gobernante, que se delega a otro para usar o actuar en su nombre, según lo considere conveniente y de acuerdo con los deseos, autoridad u órdenes de la persona en cuestión.


En la antigüedad, un nombre no era absolutamente como identificabas a alguien, fluía y tenía la intención de reflejar el lugar de nacimiento, el comercio y el carácter de esa persona, para contar una historia sobre esa persona.

Por eso los nombres dados a Jesús fueron tan significativos. Nos cuentan su historia y nos proporcionan una imagen de lo que cambió a medida que su vida se acercaba a su fin a los treinta y tres años de edad. Jesús, para sus contemporáneos era Jesús de Galilea o Jesús de Nazaret, ambos nombres hacían referencia directa a su lugar o región de su nacimiento. En otros pasajes de las narraciones evangélicas de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, se lo conoce como Jesús de Nazaret, hijo de José, el carpintero. Cualquiera que intente averiguar quién era Jesús o de dónde vino (en el sentido terrenal) utilizando este sistema de posicionamiento local de baja tecnología descubriría rápidamente todo sobre él.


Cada nombre extraordinario de Jesús registrado en las Escrituras es una ventana a través de la cual lo vemos más como realmente, de hecho es. Verlo más grande de hecho nos lleva a tener un entendimiento más elevado de Él, y nos impulsa a una etapa más alta de comprensión de su trabajo individual y personal. Conocerlo más alto es vital en la forma en que reflejamos Sus rasgos de carácter en las áreas y personas que nos rodean. Jesús se movió por la plaza pública, los evangelios documentan muy pocos casos de él estando dentro de los muros de una sinagoga. Jesús fue a donde había estado la gente, escuchó sus gritos de ayuda, su anhelo de no sufrir enfermedades devastadoras y situaciones sufridas durante mucho tiempo. Sus nombres son ventanas a su majestad, fuerza y ​​grandeza que nos aseguran que su gracia múltiple se adaptará a cualquier situación o escenario humano.


La fuente del poder de su Nombre


Juan el apóstol fue el autor de lo que entendemos ampliamente como su relato exacto, real y de testigo ocular: el Evangelio de Juan. Abre su narrativa con la representación más bella y majestuosa del carácter y la fuerza de Jesús jamás reunida en palabras por cualquier persona. John se volvió divinamente estimulado, inspirado y talentoso con una caligrafía para superar la dificultad de describir la majestad de Jesús. Juan comienza con lo siguiente: “.En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Estaba con Dios en el principio. A través de él todas las cosas fueron hechas; sin él no se hizo nada que se haya hecho. En él estaba la vida, y esa vida era la luz de toda la humanidad. La luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no la ha vencido.” Juan 1: 1-5

Jesús es el Logos (la Palabra de Dios), estaba con Dios y es Dios antes de que lo que existiera se transformara en universo creado. Estuvo allí mucho antes de esa serie de actividades creativas conocidas como los Días de Creación (Seis días y luego, descansó el séptimo); a través de Él (su poder) todo, todo dentro del universo fue creado, se hizo por medio de él y por él. Él es la fuente de la existencia y también es la luz. Todos ellos constituyen la fuente y la naturaleza de Jesús, su poder y autoridad. Jesús es Dios personificado en él.


Su poder

Juan registra "El Padre ama al Hijo y ha entregado todas las cosas en Su mano". Juan 3:35.

Jesús a lo largo de sus discursos neo testamentarios regularmente afirma tener el conocimiento y la sabiduría infinitos del Padre (Juan 12:49), un poder ilimitado (Juan 5:36) y una autoridad indiscutible (Mateo 28:18). De esta manera, Él dice ser igual a Dios. El evangelio de Juan en realidad dice que Jesús no es simplemente como Dios: Él es Dios (Juan 1: 1; Juan 1:14).


Solo ora en el Nombre de Jesús


¿Por qué estarías tan inclinado a elevar tus más profundos anhelos, miedos, expectativas y necesidades a Dios a través de Jesús?


Podemos ver los nombres de Dios descubiertos a través de las páginas del texto sagrado. Regularmente, la Biblia descubre otro nombre de Dios cuando los individuos enfrentan una necesidad extraordinaria, o cuando ven a Dios venir y favorecerlos de una manera maravillosa.


El nombre de Jesús, en cualquier caso, no siempre es así. A la luz de Jesús, Dios no está, en este punto fuera del alcance y distante, y su mismo nombre connota esto. Debido a Jesús, tenemos un Sumo Sacerdote extraordinario que puede identificarse con nosotros interna y externamente. Debido a Jesús, no hay absolutamente nada que separe a los creyentes de Dios. Gracias a Jesús, tenemos un Salvador que se sufrió tentación como todos, sin embargo, Él no falló ni cayó al pecado.


De hecho, mientras el bendito mensajero Gabriel se le apareció a María según lo registrado en Lucas 1, él le revela que ella imaginaría a un joven que sería “el Hijo del Altísimo y que' él gobernará sobre la tierra de Jacob hasta el fin de los tiempos." No había incertidumbre, esto se convirtió en alusión al Mesías ansiosamente esperado. Los profetas habían estado callados por un largo tiempo, y a través de esta declaración radiante, la hora de la quietud se terminó, sin embargo, las expresiones de los profetas finalmente se habían manifestado, cumplido.


Acercarse a Dios, orar en el Nombre de Jesús es orar junto con su autoridad y pedirle a Dios Padre que actúe de acuerdo con nuestras oraciones debido al hecho de que entramos y estamos bajo el nombre de Su Hijo, Jesús. Orar en el nombre de Jesús es igual a orar de acuerdo con la voluntad de Dios, y tener la confianza en nosotros mismos al acercarnos a Dios, y que si le pedimos algo de acuerdo a su voluntad, él nos escucha. Y si reconocemos que nos escucha, lo que le pedimos, sabemos que tenemos lo que le pedimos”. (1 Juan 5: 14-15).


Orar en el Nombre de Jesús es orar por asuntos que, como resultado de la intervención sobrenatural de Dios, Su Nombre será honrado y su Hijo Jesús será glorificado.

Seamos claros acerca de orar a Dios el Padre en el nombre de Jesús: no es una fórmula mágica que dará como resultado que todas nuestras oraciones sean respondidas. Nuestra motivación e intención al orar a Dios en el Nombre de Jesús debe centrarse en traer gloria al Padre, glorificación a su Hijo Jesús y de acuerdo con su voluntad y propósito para nuestras vidas y las de quienes nos rodean.


¡Alégrense!

No estamos abandonados, solos y perdidos. El padre nos escucha. Jesús intercede por nosotros. El Espíritu Santo nos guía.


SDG

26 views0 comments

Comments


bottom of page